Archivo | Impuesto sobre Sociedades RSS feed for this section

¿Son deducibles para la empresa los gastos de desplazamiento del administrador?

1 Sep

La relación entre el socio-administrador y la sociedad es un tema que lleva a múltiples dudas. Siempre hemos dejado claro que se trata de una relación mercantil y que los estatutos han de fijar si el cargo es retribuido y en qué cuantía. Pero ¿qué ocurre con los gastos de desplazamiento del administrador?

Si el principal representante de la empresa ha de viajar para, dentro de las atribuciones de su cargo, realizar alguna labor para la misma, y tenieno en cuenta que en el aspecto legal no hablamos de un trabajador como tal, ¿puede la empresa deducir los gastos de ese viaje?

Ante esta cuestión siempre volvemos al concepto de que es fiscalmente deducible todo gasto necesario para la producción de ingresos. Independientemente de que la persona que realice dicho desplazamiento no tenga un vínculo laboral con la sociedad, el gasto será deducible en tanto que podamos justificarlo como necesario y productivo.

Debemos de tener en cuenta que entre las facultades del administrador figura la de representar a la sociedad en actos y ante personas que puedan tener relación con la actividad de la empresa. Por tanto, y siempre aplicando el sentido común, es deducible ese gasto.

¿Podemos entonces justificar el desplazamiento del administrador a una feria sectorial y deducir los gastos originados por ese viaje? Evidentemente podemos pensar que sí, pero lo que no es justificable es que se paguen los gastos generados por una semana de estancia del administrador en un determinado lugar justificando su asistencia a una feria cuando ésta dura apenas un par de días.

También puede ser admisible que el administrador se desplace a visitar a potenciales clientes y la empresa pueda deducir esos gastos, pero tampoco es admisible que justamente de los lugares a los que suele ir a buscar nuevos negocios nunca surgan relaciones comerciales.

Esta cuestión debe afrontarse siempre desde un punto de vista objetivo y no basado en el interés de intenar inflar el capítulo de gastos incluyedo viajes que no tienen absolutamente nada que ver con lo que hace la empresa.

Fuente; pymesyautonomos.com

Anuncios

Resumen de novedades fiscales introducidas por las medidas de apoyo al emprendedor

12 Ago

El pasado 26 de julio entraba en vigor la Ley 11/2013 de medidas de apoyo al emprendedor y estímulo al crecimiento y la creación de empleo. La Ley introdujo numerosos incentivos, tanto en el ámbito fiscal como en el laboral, dirigidos a fomentar la creación de empresas. Esos incentivos se traducen en reducciones en los costes de Seguridad Social y reducción de la carga impositiva que soportan las PYMES en los primeros años de ejercicio de su actividad.

La publicación de la Ley supone una puesta en marcha de las medidas que se habían venido anunciando a lo largo del año. Resumimos, a modo de guía, las más significativas.

Impuesto sobre Sociedades

Se establece un tipo de gravamen reducido para las entidades de nueva creación, constituidas desde el 1 de enero de 2013. En el primer período impositivo en que su base imponible resulte positiva y en el siguiente, tributarán al 15% para los primeros 300.000 euros de base, y del 20% para el exceso sobre dicho importe. Esta escala también es aplicable a las cooperativas de nueva creación, tanto respecto de los resultados cooperativos como extracooperativos.

Si el periodo impositivo fuera inferior al año, la parte de base imponible que tributará al 15% se calculará en proporción al número de días. Este incentivo no es de aplicación en el cálculo de los pagos fraccionados.

No se aplicará este tipo reducido a las entidades de nueva creación cuando realicen una actividad económica que ya hubieran ejercido previamente otras personas o entidades vinculadas. Tampoco se aplicará cuando la actividad económica hubiera sido ejercida, durante el año anterior a la constitución de la entidad, por una persona física que ostente una participación, directa o indirecta, en el capital o en los fondos propios de la entidad de nueva creación superior al 50%.

Impuesto sobre la Renta

En el Impuesto sobre la Renta se establece una nueva reducción del 20% sobre el rendimiento netoobtenido por los contribuyentes que hubieran iniciado en el ejercicio 2013 una actividad económica. La reducción será aplicable en el primer período impositivo en que el rendimiento neto resulte positivo y en el período impositivo siguiente a éste. La cuantía de los rendimientos netos sobre la que se aplicará la reducción no podrá superar los 100.000 euros anuales.

La reducción no será aplicable en el período impositivo en el que más del 50% de los ingresos del mismo procedan de una persona o entidad de la que el contribuyente hubiera obtenido rendimientos del trabajo en el año anterior a la fecha de inicio de la actividad.

Se suprime asimismo el límite hasta el momento aplicable a la exención de las prestaciones por desempleo en la modalidad de pago único. La exención estará condicionada al mantenimiento de la acción o participación durante el plazo de cinco años (tanto si el importe de la prestación se hubiera destinado a la integración en una sociedad laboral o cooperativa de trabajo como si fuera para la aportación del capital social de una entidad mercantil). Si el pago único se hubiera destinado al establecimiento como autónomo, deberá igualmente mantenerse la actividad durante el mismo plazo.

fuente: pymesyautonomos.com

Sociedades 2012: campaña en marcha con algunas novedades

9 Jul

Desde el pasado día 1 está en marcha la campaña del Impuesto de Sociedades de 2012 y estará abierta hasta el día 25 de este mismo mes, excepto en las comunidades en las que ese día sea festivo en las que finalizará el 26. Hay que destacar que en caso de domiciliar el pago del impuesto el plazo de presentación finaliza el día 20.

Son varias las novedades y las cuestiones destacables de la tributación de este ejercicio. La mayoría afectan a las grandes empresas y algunas de ellas a las pymes.

 Tipos impositivos del 2012

El tipo general del impuesto es del 30%, pero en el caso de las pymes éste puede reducirse en base a una serie de condiciones.

Para las empresas que hayan facturado menos de 5 millones de euros y la plantilla media es inferior a 25 empleados, si tienen al menos un trabajador durante todo el año y ha mantenido el empleo respecto al ejercicio anterior o ha aumentado el número de trabajadores, tributan al 20% por los primeros 300.000 euros y al 25% por el resto.

Si no tiene trabajadores, sólo trabajan los socios o administradores o ha disminuido el empleo respecto al año anterior, los tipos serán del 25% por los primeros 300.000 euros de base imponible y del 30% del resto.

Libertad de amortización

En 2010 se creó el beneficio fiscal de la libertad de amortización, que estaría en vigor hasta 2015. Sin embargo el Gobierno ha decidido eliminarlo, decretándose un régimen transitorio para las empresas que venían aplicándolo y las que cumplían los requisitos a fecha 31 de marzo.

La libertad de amortización pendiente de aplicar que proceda del criterio de creación de empleo puede seguir aplicándose con el límite del 40% de la base imponible previa a la aplicación de la libertad de amortización y de las bases imponibles negativas.

La libertad de amortización pendiente de aplicar que proceda del RDL 13/2010 puede aplicarse con el límite del 20% previa a la libertad de amortización y bases imponiles negativas.

Compensación de bases imponibles negativas

Se ha introducido una limitación en cuanto a la aplicación de la compensación de bases imponibles negativas. Si el importe neto de la cifra de negocios de la sociedad es igual o superior a 60 millones de euros la compensación de las bases imponibles negativas está limitada al 50% de la base imponible previa a dicha compensación.

En el caso de que el importe neto de la cifra de negocios estuviera comprendido entre 20 y 60 millones de euros la compensación de las bases imponibles negativas está limitada al 75% de la base imponible previa a dicha compensación.

En relación a lo anterior, y con efecto para los períodos impositivos que se inicien a partir del 1 de enero de 2012, se aumenta el plazo para la compensación de bases imponibles negativas a 18 años.

Deducción de los gastos financieros

Con carácter general, los gastos financieros netos de cualquier empresa, o grupos de empresas, serán deducibles con el límite del 30% del beneficio operativo del ejercicio, en todo caso serán deducibles gastos financieros netos del período impositivo por importe de 1 millón de euros. Se entiende por gastos financieros netos el importe de los gastos financieros minorados por los ingresos financieros derivados de la cesión a terceros de capitales propios, excluidos los gastos financieros con empresas del grupo.

Los que no sean objeto de deducción, por superar el límite del 30% del beneficio operativo del ejercicio, podrán deducirse en los períodos impositivos que concluyanen los 18 años inmediatos y sucesivos, conjuntamente con los del período impositivo correspondiente, y con el mismo límite del 30%.

No serán deducibles los gastos financieros derivados de deudas con entidades del grupo siempre que éstas se originen por la adquisición, a otras entidades del grupo, de participaciones en el capital; fondos propios de cualquier tipo de entidades o la realización de aportaciones en el capital o fondos propios de otras entidades del grupo. Esta pérdida de deducción se aplicará con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas por parte del grupo.

Se podrán considerar deducibles estos gastos si el sujeto pasivo acredita que existen motivos económicos válidos para la realización de las operaciones citadas.

fuente: blog.sage.es

Los cambios en el IVA y en el impuesto de sociedades (infografía)

30 Abr

Adaptar nuestra empresa a los constantes cambios legislativos nos parece misión imposible, máxime cuando se han realizado cambios en impuestos tan importantes como en el IVA o en el impuesto de sociedades. Hay que destacar que todas las empresas creadas durante en ejercicio 2013, gozarán de un tipo impositivo durante dos años (15% y 20%) y que a partir del próximo año, las empresas con importe neto de cifra de negocios inferior a 2 millones de euros podrán acogerse al criterio de caja en el IVA.

Además, para este ejercicio, podemos aplicar una actualización de balances tal y como vemos en la infografía y hay que recordar que han desaparecido los tickets por las facturas simplificadas como elemento de emisión de factura en lugar del ticket. Ten en cuenta todas las novedades que afectan a tu empresa.

fuente: blog.sage.es

Calendario fiscal del mes de abril

2 Abr

Hemos empezado el mes de abril, que nos recibe con un calendario abarrotado de plazos de incidencia fiscal para todo tipo de contribuyentes, no solo a nivel de empresa. El día 2 se inicia el plazo de tramitación del borrador de IRPF y de los datos fiscales por vía telemática. Los que no puedan presentar borrador, podrán transmitir la declaración de 2012 (modelo 100) a partir del día 24 a través de internet, ya que el plazo ordinario por otras vías comienza el 6 de mayo.

El 24 de abril comienza también el plazo de presentación de la Declaración del Impuesto sobre Patrimonio a través de internet (modelo D-714).

Para los autónomos, profesionales y sociedades, toca liquidar el primer trimestre del año. Dispondrán del 1 al 22 de julio para presentar los siguientes modelos:

RENTA Y SOCIEDADES

  • Pagos fraccionados de Renta (autónomos y miembros de sociedades en atribución de Rentas): modelo 130 para los que tributen en estimación directa y 131 para los que lo hagan en estimación objetiva.
  • Retenciones e ingresos a cuenta de rendimientos del trabajo y actividades económicas (modelo 111), rentenciones de arrendamientos de inmuebles urbanos (modelo 115), premios y determinadas ganancias patrimoniales e imputaciones de renta, ganancias derivadas de acciones y participaciones de las instituciones de inversión colectiva,, capital mobiliario, personas autorizadas y saldos en cuentas.(modelos 117, 123, 124, 126,128).
  • Pagos fraccionados de sociedades y establecimientos permanentes de no residentes: modelo 202 y 222.

IVA

  • Régimen general, (modelo 303), simplificado, (modelo 310) y declaración no periódica (modelo 309).
  • Declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias, modelo 349.
  • Declaración de operaciones incluidas en los libros registro del IVA e IGIC y otras operaciones (modelo 340).
  • Grupos de entidades, modelo 322 y 353.
  • Operaciones asimiladas a importaciones, modelo 380.
  • Servicios vía electrónica, modelo 367.
  • Solicitud de devolución del recargo de equivalencia y sujetos pasivos ocasionales, modelo 308.
  • Reintegro de compensaciones en el régimen especial de la agricultura, ganadería y pesca, modelo 341.

El mismo plazo regirá para la presentación del impuesto sobre primas de seguros y de los impuestos especiales de fabricación.

El día 30 termina el plazo para presentar el modelo 720, declaración informativa sobre bienes y derechos en el extranjero.

fuente: pymesyautonomos.com

Nuevo tipo reducido del Impuesto de Sociedades tras la última reforma aprobada

12 Mar

El Real Decreto Ley 4/2013 de 22 de febrero introdujo una reducción en el tipo de gravamen aplicable al Impuesto Sobre Sociedades para las entidades de nueva creación, entendiéndose como tales las constituidas a partir del 1 de enero de 2013.

Durante los dos primeros periodos impositivos en los que la base imponible sea positiva, es decir, enlos dos primeros ejercicios en los que se obtenga beneficio, se aplicarán los siguientes tipos de gravamen: el 15% para la base imponible comprendida entre cero y los 300.000 euros y el 20% para el resto de base imponible. Su aplicación queda exceptuada cuando los sujetos pasivos deban tributar a un tipo diferente al general.

Si el período impositivo tuviera una duración inferior al año, la parte de la base imponible que tributará al 15% será la resultante de aplicar a 300.000 euros la proporción en la que se hallen el número de días del período impositivo y 365 días, o bien la base imponible del período impositivo, en el caso de que esta resulte inferior. Esta escala no será de aplicación para el cálculo de los pagos fraccionados.

El Real Decreto sienta una serie de condicionantes que intentan evitar la creación de empresas por parte de individuos que ya estuvieran realizando la misma actividad, bien sea directa o indirectamente. De este modo, la reducción no será aplicable si con carácter previo la actividad se hubiera realizado por otras personas o entidades vinculadas y transmitida a la entidad de nueva creación. Tampoco lo será si durante el año anterior a la constitución, la actividad hubiera sido ejercida por una persona física que ostente una participación, en el capital o en los fondos propios de la entidad de nueva creación, superior al 50%.

No tendrán la consideración de entidades de nueva creación aquellas que formen parte de un grupo con independencia de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas.

Las condiciones establecidas para poder aplicar la reducción son similares a las que afectan al IRPF, cabe pensar que su eficacia seguramente será la misma.

fuente: pymesyautonomos.com

Pagar el IVA al cobrar la factura no será tan fácil como parece

22 Feb
  • El régimen de caja retrasará las desgravaciones y elevará el control fiscal
  • Los analistas auguran que una minoría optará por el nuevo método

Pymes y autónomos descorcharon el miércoles las botellas de champán cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció que podrán, a partir de 2014, aplicar el criterio de caja en la gestión del IVA. Dicho de otra forma, pagarán el IVA al cobrar la factura y no, como sucede ahora, cuando se emite. Acogerse al criterio de caja será voluntario y, a la espera de conocer la letra pequeña, los expertos ya advierten que conllevará efectos colaterales no deseados. Según Hacienda, el denominado criterio de caja podrá “beneficiar a 2,3 millones de autónomos y pymes”. Las previsiones más pesimistas apuntan a que apenas 100.000 compañías optarán por este régimen y, las más optimistas, elevan la cifra por encima de las 500.000. En cualquier caso, mucho menos de la mitad. Estos son los obstáculos:

 ¿Cuándo desgravar?

El IVA es, en teoría, un impuesto neutro para las empresas que recae sobre el consumidor final. En una operación entre dos empresas, la compañía que actúa como cliente soporta un IVA que podrá deducirse y el proveedor será el encargado de ingresar en Hacienda el impuesto que lleva aparejada la factura. El resultado fiscal de la suma siempre debería ser cero. Sin embargo, ello no siempre es así. Si una compañía paga tarde o no paga a su proveedor, éste se ve obligado a ingresar en Hacienda un IVA que no ha cobrado. Precisamente esta situación se pretende evitar con el llamado criterio de caja. Sin embargo, hay otra forma de verlo. Hasta ahora, una compañía también podía deducirse un IVA que no había pagado. En principio, el criterio de caja afectará tanto al pago como a la deducción. Dicho de otra forma: el proveedor que opte por el criterio de caja no ingresará el IVA hasta cobrar la factura y, su cliente, no podrá deducirse el IVA soportado hasta que no abone el importe de la operación. Solo la primera parte de la ecuación es la que beneficia a las empresas.

Doble contabilidad

Recurrir al criterio de caja será optativo para aquellas compañías con un volumen de facturación que no supere los dos millones de euros. Ello supone que, a partir de 2014, algunas compañías utilizarán el criterio de caja y otras mantendrán el criterio actual de devengo. Precisamente, este es el motivo por el que José Manuel de Bunes, exdirector general de Tributos y director de la oficina en Madrid de Arco Abogados, apunta que la medida anunciada por el Gobierno “es un disparate que va a complicar la vida a las empresas”.

En una nota del Gobierno se especifica que los clientes y proveedores de la pyme que se acoja al nuevo régimen “deberán utilizar el criterio de caja”. Eduardo Verdún, socio de Ernst & Young Abogados y exsubdirector general de Impuestos sobre el Consumo, señala que ello generará una suerte de doble contabilidad. En función de si sus proveedores aplican el criterio de caja o el de devengo, una empresa se deducirá el IVA en el momento de recibir una factura y, en otras ocasiones, en el momento de pagarla. Verdún, que en cualquier caso celebra la medida del Gobierno, apunta que ello genera una complejidad añadida. No es un tema menor. La gestión del IVA es uno de los trámites más farragosos para una empresa y que roba más tiempo. El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, reconoce la dificultad técnica de materializar la medida del Gobierno y señala que toda esta problemática se está estudiando con Hacienda.

Legalmente, sería posible que el Ejecutivo permitiera que una empresa se desgravara siempre el IVA en el momento de emitir la factura con independencia de si su proveedor aplica el criterio de caja o de devengo. Sin embargo, como apunta Verdún, ese escenario resulta improbable. Hacienda difícilmente aceptará devolver un IVA que previamente no ha ingresado ni sabe cuando recaudará. En caso contrario, se originaría un serio problema a las arcas públicas, se fomentaría el fraude y las devoluciones de la Agencia Tributaria se convertirían en una fórmula de financiación sin interés

Grandes empresas

La normativa europea impide que la posibilidad de pagar el IVA al cobrar las facturas se aplique de forma generalizada y limita tal posibilidad a las compañías con un volumen de facturación que no sobrepase los dos millones. Ello significa que parte de las pymes y todas las grandes empresas seguirán aplicando el criterio de devengo. Sin embargo, cuando su proveedor sea una pyme acogido al criterio de caja, no podrán deducirse el IVA hasta que paguen la factura. Como ya se ha señalado, ello implica llevar una doble contabilidad y genera disfunciones en los sistemas administrativos e informáticos que tienen las grandes compañías. En este contexto, resulta probable que estas grandes corporaciones solo quieran mantener relaciones comerciales con pymes que mantengan el sistema de devengo, lo que supone un importante desincentivo para acogerse al criterio de caja. Amor, de ATA, reconoce este problema y apunta que se buscan fórmulas para sortearlo. Hay que tener en cuenta que precisamente son las grandes empresas las que establecen períodos de pago más largos, provocando que los proveedores deban ingresar en Hacienda un IVA que todavía no han cobrado.

Además, el Gobierno señala en su nota que si una sociedad opta por el criterio de caja, deberá mantenerlo “en todas las operaciones”. Es decir, una compañía no podrá aplicar uno u otro régimen en función de la voluntad de sus clientes.

De Bunes asegura que los posibles beneficios del nuevo régimen no compensan los problemas que ocasionará. En su opinión, la solución más práctica hubiera sido que las pymes pudieran aplicar el criterio de caja cuando sean proveedores de la Administración Pública que, habitualmente, paga con un retraso muy superior al privado. Además, el sector público no tiene derecho a deducción y, por lo tanto, actúa como consumidor final. En estos casos, no existe el problema de que la Agencia Tributaria pudiera devolver un IVA que no ha ingresado. Fuentes de Hacienda no descartan que se establezca un período transitorio en el que el régimen de caja solo se aplicaría a pequeñas empresas que son proveedoras de la Administración Pública.

Mayor control fiscal

La letra pequeña del cambio de régimen en el IVA también incluirá, con toda probabilidad, un mayor control fiscal sobre aquellas compañías que opten por el criterio de caja. No está claro todavía qué tipo de nuevas obligaciones se establecerán pero resulta indudable que existirán. Hay que tener en cuenta que el hecho de que las compañías ingresen el IVA al cobrar la factura y no en el momento de emitirla supone que Hacienda perderá, en el corto plazo, ingresos. Y la Agencia Tributaria querrá establecer mecanismos para controlar que efectivamente el IVA se abona a las arcas públicas en el momento de cobrar la factura y no cuando a la empresa le convenga.

Una de las posibilidades pasa por obligar a las pymes a presentar en Hacienda los llamados libros registro de IVA, que incluyen el detalle de todas las facturas que una compañía emite y recibe. Este requisito actualmente solo se aplica para las compañías apuntadas al régimen de devolución mensual de IVA. Otra posibilidad es establecer una nueva declaración ad hoc para que Hacienda sepa exactamente cuando se cobra una factura.

Todas estas circunstancias son las que hacen prever que la mayoría de compañías se mantendrá en el régimen tradicional, aunque ello suponga pagar el IVA de facturas que no se han cobrado. Cada empresa deberá valorar si le compensa acogerse al nuevo criterio de caja. En cualquier caso, la medida sí que puede resultar muy útil para las empresas que tienen como principal cliente a la Administración Pública y sufren las consecuencias en su tesorería de la elevada morosidad y retraso en los pagos.

Rebajas tributarias en Sociedades

I+d+i

Junto a la tan esperada opción de pagar el IVA en el momento de cobrar la factura, Mariano Rajoy anunció el miércoles otras medidas. Una de las principales novedades es la mejora de la deducción en el impuesto sobre sociedades por las inversiones en I+D+i. Por primera vez, se permitirá que las empresas que no se hayan podido aplicar este beneficio fiscal por registrar pérdidas, puedan hacerlo más adelante.

Actualmente, muchas de las deducciones que contempla el tributo no sirven a las empresas, ya que, al no registrar beneficios, no deben pagar ni un euro por el impuesto de sociedades y, por lo tanto, resulta inútil cualquier deducción en la cuota. “Será el único incentivo fiscal del tributo que no esté condicionado a la existencia de cuota del impuesto sobre sociedades, pero vinculado a la creación o el mantenimiento del empleo”, señala el Gobierno en una nota.

Tipo del 15%

Rajoy también prometió una reforma legal que establecerá que las sociedades de nueva creación tributen a un tipo reducido del 15% durante los dos primeros ejercicios en los “que se obtengan beneficios”. Es decir, una sociedad que empiece ahora su actividad no precisará obtener ganancias de inmediato para acogerse al gravamen del 15%.

El tipo en el impuesto sobre sociedades asciende al 30% y al 25% para las pymes. Aunque aquellas compañías con una cifra de negocio inferior a cinco millones de euros y que mantengan el empleo pueden aplicar un gravamen del 20%. Por otra parte, también los autónomos que inicien actividades económicas y tributen en el IRPF podrán aplicarse una reducción del 20% en los rendimientos netos que obtengan durante los dos primeros ejercicios en los que obtengan resultados positivos.

Reinversión

Las empresas con un volumen de negocio inferior a 10 millones de euros podrán deducirse hasta un 10% en la cuota íntegra del impuesto sobre sociedades de los beneficios obtenidos en el periodo impositivo que se reinviertan en la actividad económica. En este caso, no se permite que las empresas puedan reservarse este beneficio fiscal. Los últimos datos de la Agencia Tributaria indican que solo el 40% de los contribuyentes del impuesto sobre sociedades presenta beneficios.

‘Business angel’

Las medidas fiscales que actualmente prepara Hacienda también incorporarán incentivos fiscales para facilitar que contribuyentes con recursos ayuden y financien a emprendedores. “El inversor particular que participe temporalmente en empresas nuevas o de reciente creación aportando o capital financiero exclusivamente (capital semilla) o capital financiero acompañado de sus conocimientos empresariales o profesionales para el desarrollo de la actividad de la sociedad en la que invierten tendrá derecho a una deducción del 15% en la cuota estatal en el IRPF con ocasión de la inversión realizada al entrar en una sociedad”, señala el Gobierno. Este beneficio fiscal se aplicará de forma parecida a la deducción por vivienda.

Además, cuando el inversor retire su capital al salir de la empresa, tendrá derecho a una exención parcial de la plusvalía obtenida del 50%. Este incentivo se aplicará siempre y cuando el dinero obtenido se reinvierta en otra “entidad de nueva o reciente creación”.

En cualquier caso, Hacienda aclara que la deducción en el IRPF y la exención en plusvalías solo regirá en inversiones temporales. Es decir, “las acciones deberán transmitirse entre el tercer y el noveno año de tenencia de la participación”.

Fuente: cincodias.com

elcomunista.net

PRENSA ROJA INTERNACIONAL

e-aprendizaje

Nuevas tecnologías para nuevos aprendizajes

Eternity

Noticias desde otra perspectiva

PROTEC-DATOS

Protección de datos personales y seguridad de la información

Calidad Administrativa Consultoría para Negocios S.C.

Ofrecemos nuestras estrategias, responsabilidad, fidelidad y compromiso para la planeación estrategica de negocios y la administración contable-fiscal para la excelente toma de deciciones.

Mujer Móvil

Carmen Martín Robledo

Enjoyfocus

Orientación, Psicología, Desarrollo personal, Recursos Humanos

Blog Planificación y Gestión Empresarial

Eduardo Sánchez Economista y Consultor Fiscal

Máster Universitario en Tributación y Asesoría Fiscal

Un lugar de encuentro donde compartir opiniones y conocimiento

guzmanizer

Con hambre de aprender y navegando en pañales en el mundo de la comunicación, el mundo del sentido común

Empresa al Día

Información de actualidad para empresas, profesionales, entidades y Administraciones Públicas

Empresa & Gobierno

Administracion y Gobierno de Empresa

FASTGESTIONES

Servicios personales de gestión y mensajería

Procedimientos Telemáticos y Electrónicos

Blog personal de Bartolome Borrego dedicado a los procedimientos electrónicos tributarios, aduaneros, contables y NN.TT. en general