Archive | Fiscalidad RSS feed for this section

¿Cuáles son las rentas exentas de IRPF?

2 Nov

La Agencia Tributaria ha publicado recientemente una nota aclaratoria sobre errónea consideración de las prestaciones de maternidad como rentas exentas de IRPF. Numerosas personas reclamaban la rectificación de sus declaraciones de la renta en base a que sí lo eran, alentados por ciertos mensajes telefónicos donde se indicaba como tal la naturaleza de esas percepciones.

El origen de la confusión la encontramos en el artículo 7 de la Ley 35/2006, donde dice: “… estarán exentas las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad. También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales.” Las prestaciones por maternidad satisfechas por la Seguridad Social mientras la trabajadora se encuentra de baja son un equivalente al salario y se califican como rendimientos del trabajo. No son prestaciones públicas percibidas de una comunidad Autónoma o una entidad local.

Existen una serie de rentas que sí se consideran exentas, por lo que no están sometidas a gravamen por IRPF. Entre ellas podemos mencionar:

  • La renta sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Lo que recibimos por herencia no tenemos que declararlo en la Renta sino que está sujeto a su propia liquidación.
  • Las ganancias y pérdidas originadas en la disolución de la sociedad de gananciales.
  • Indemnizaciones por responsabilidad civil o seguros de accidentes (en la cuantía legal o judicialmente reconocida).
  • Indemnizaciones por despido, siempre y cuando cumplan las condiciones y dentro de los límites establecidos en la ley.
  • Las prestaciones reconocidas al contribuyente por la Seguridad Social o por las entidades que la sustituyan como consecuencia de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.
  • Las prestaciones públicas por hijo a cargo, por nacimiento, partos múltiples y adopción, pensiones por orfandad y por maternidad.
  • Ayudas públicas por acogimiento y para financiar  estancia en residencias o centros de día de mayores de 65 años o personas con minusvalía.
  • Becas públicas.
  • Las anualidades por alimentos percibidas de los padres en virtud de decisión judicial.
  • Premios literarios, artísticos o científicos relevantes.
  • Prestaciones por desempleo en la modalidad de pago único.
  • Premios de loterías, apuestas y sorteos de importe inferior a 2.500€.
  • Trabajos en el extranjero realizados para una empresa o entidad no residente en España o en un establecimiento permanente radicado en el extranjero. En el territorio en que se realicen los trabajos debe aplicarse un impuesto de naturaleza idéntica o análoga a la de este país y no ser un paraíso fiscal. Límite de 60.100€ anuales.
  • Dividendos y participaciones en beneficios con el límite de 1.500€ anuales.
  • Determinadas ganancias patrimoniales.

Fuente: pymesyautonomos.com

La exención de algunas de estas rentas está condicionada al cumplimiento de unos requisitos determinados por lo que, en caso de percibirlas, es conveniente consultar la legislación a fin de darles el tratamiento correcto.

¿Será obligatorio el modelo 340 para todas las empresas a partir de enero de 2014?

26 Sep

Han sido varias las ocasiones en las que se ha aplazado la obligación de presentar el modelo 340, que incluye la relación de facturas declaradas en cada liquidación trimestral. Las últimas noticias es que dicho aplazamiento terminaría el 31 de diciembre de éste año, por lo que podemos pensar que a partir de enero de 2014 será obligatoria la presentación de este modelo.

Hasta ahora sólo estaban obligadas a dicha presentación las empresas acogidas a la devolución mensual del IVA. La normativa aprobada, y que ha sufrido varios aplazamientos, obligaría a la todas las sociedades a dicha presentación, pero es posible que dicha obligación se extienda también a los autónomos.

Por lo pronto ya sabemos que Hacienda está próxima a aprobar una serie de nuevos modelos tributarios, entre los que se incluye el citado modelo 340.

La modificación de dicho modelo se hace para incluir en el mismo la identificación de las fecha de cobro y pago de las facturas, así como la determinación de los importes cobrados o pagados y la identificación de los medios de cobro o pago utilizados para todos los obligados tributarios que estén involucrados en operaciones en las que se utilice el criterio de caja del IVA.

Ya comentamos que la aprobación del criterio de caja podría ser un regalo envenenado, por lo que podía suponer a la hora de cumplir con las obligaciones de información de las operaciones sujetas a este nuevo sistema.

Entendemos, por tanto, que todos aquellos obligados tributarios que opten por aplicar el criterio del caja (independientemente de que sean autónomos o sociedades) tendrán que presentar dicho modelo. Pero, cuidado, también lo estarán las empresas que no habiendo optado por este nuevo criterio realicen operaciones con quienes sí lo utilicen.

Eso suponiendo que la obligación no se generalice y se extienda a todos los obligados tributarios que hayan de presentar autoliquidaciones de IVA.

Todo ello contrasta con la anunciada tendencia a simplificar los trámites administrativos para las empresas, ya que evidentemente esta medida supone una mayor carga para éstas.

vía: pymesyautonomos.com

¿Son deducibles para la empresa los gastos de desplazamiento del administrador?

1 Sep

La relación entre el socio-administrador y la sociedad es un tema que lleva a múltiples dudas. Siempre hemos dejado claro que se trata de una relación mercantil y que los estatutos han de fijar si el cargo es retribuido y en qué cuantía. Pero ¿qué ocurre con los gastos de desplazamiento del administrador?

Si el principal representante de la empresa ha de viajar para, dentro de las atribuciones de su cargo, realizar alguna labor para la misma, y tenieno en cuenta que en el aspecto legal no hablamos de un trabajador como tal, ¿puede la empresa deducir los gastos de ese viaje?

Ante esta cuestión siempre volvemos al concepto de que es fiscalmente deducible todo gasto necesario para la producción de ingresos. Independientemente de que la persona que realice dicho desplazamiento no tenga un vínculo laboral con la sociedad, el gasto será deducible en tanto que podamos justificarlo como necesario y productivo.

Debemos de tener en cuenta que entre las facultades del administrador figura la de representar a la sociedad en actos y ante personas que puedan tener relación con la actividad de la empresa. Por tanto, y siempre aplicando el sentido común, es deducible ese gasto.

¿Podemos entonces justificar el desplazamiento del administrador a una feria sectorial y deducir los gastos originados por ese viaje? Evidentemente podemos pensar que sí, pero lo que no es justificable es que se paguen los gastos generados por una semana de estancia del administrador en un determinado lugar justificando su asistencia a una feria cuando ésta dura apenas un par de días.

También puede ser admisible que el administrador se desplace a visitar a potenciales clientes y la empresa pueda deducir esos gastos, pero tampoco es admisible que justamente de los lugares a los que suele ir a buscar nuevos negocios nunca surgan relaciones comerciales.

Esta cuestión debe afrontarse siempre desde un punto de vista objetivo y no basado en el interés de intenar inflar el capítulo de gastos incluyedo viajes que no tienen absolutamente nada que ver con lo que hace la empresa.

Fuente; pymesyautonomos.com

Resumen de novedades fiscales introducidas por las medidas de apoyo al emprendedor

12 Ago

El pasado 26 de julio entraba en vigor la Ley 11/2013 de medidas de apoyo al emprendedor y estímulo al crecimiento y la creación de empleo. La Ley introdujo numerosos incentivos, tanto en el ámbito fiscal como en el laboral, dirigidos a fomentar la creación de empresas. Esos incentivos se traducen en reducciones en los costes de Seguridad Social y reducción de la carga impositiva que soportan las PYMES en los primeros años de ejercicio de su actividad.

La publicación de la Ley supone una puesta en marcha de las medidas que se habían venido anunciando a lo largo del año. Resumimos, a modo de guía, las más significativas.

Impuesto sobre Sociedades

Se establece un tipo de gravamen reducido para las entidades de nueva creación, constituidas desde el 1 de enero de 2013. En el primer período impositivo en que su base imponible resulte positiva y en el siguiente, tributarán al 15% para los primeros 300.000 euros de base, y del 20% para el exceso sobre dicho importe. Esta escala también es aplicable a las cooperativas de nueva creación, tanto respecto de los resultados cooperativos como extracooperativos.

Si el periodo impositivo fuera inferior al año, la parte de base imponible que tributará al 15% se calculará en proporción al número de días. Este incentivo no es de aplicación en el cálculo de los pagos fraccionados.

No se aplicará este tipo reducido a las entidades de nueva creación cuando realicen una actividad económica que ya hubieran ejercido previamente otras personas o entidades vinculadas. Tampoco se aplicará cuando la actividad económica hubiera sido ejercida, durante el año anterior a la constitución de la entidad, por una persona física que ostente una participación, directa o indirecta, en el capital o en los fondos propios de la entidad de nueva creación superior al 50%.

Impuesto sobre la Renta

En el Impuesto sobre la Renta se establece una nueva reducción del 20% sobre el rendimiento netoobtenido por los contribuyentes que hubieran iniciado en el ejercicio 2013 una actividad económica. La reducción será aplicable en el primer período impositivo en que el rendimiento neto resulte positivo y en el período impositivo siguiente a éste. La cuantía de los rendimientos netos sobre la que se aplicará la reducción no podrá superar los 100.000 euros anuales.

La reducción no será aplicable en el período impositivo en el que más del 50% de los ingresos del mismo procedan de una persona o entidad de la que el contribuyente hubiera obtenido rendimientos del trabajo en el año anterior a la fecha de inicio de la actividad.

Se suprime asimismo el límite hasta el momento aplicable a la exención de las prestaciones por desempleo en la modalidad de pago único. La exención estará condicionada al mantenimiento de la acción o participación durante el plazo de cinco años (tanto si el importe de la prestación se hubiera destinado a la integración en una sociedad laboral o cooperativa de trabajo como si fuera para la aportación del capital social de una entidad mercantil). Si el pago único se hubiera destinado al establecimiento como autónomo, deberá igualmente mantenerse la actividad durante el mismo plazo.

fuente: pymesyautonomos.com

La utilidad de un aplazamiento tributario

8 Ago

El aplazamiento tributario es un mecanismo de flexibilización que ofrece la Agencia Tributaria para pagar las deudas con la Hacienda Pública. En momentos como los que se están viviendo puede ser una herramienta de bastante utilidad para aquellos empresarios con escasa liquidez y restricciones crediticias.

El aplazamiento tributario permite al empresario retrasar y fraccionar el pago de un impuesto en un momento en que no dispone de liquidez para atender el pago, o bien necesita estos recursos para otros fines. El aplazamiento es siempre una opción mejor que la presentación de la declaración fuera de plazo, sujeta a los recargos del 5% hasta el 20%, así como a intereses de demora según los casos.

La duda que se plantea a quien quiera utilizar este mecanismo es, seguramente, saber qué tipos de impuestos se pueden aplazar. En principio, todos, si bien hasta hace poco las retenciones e ingresos a cuenta no eran aplazables, la prolongación de la situación económica actual ha obligado a la Agencia Tributaria a admitir estos aplazamientos, como por ejemplo, el modelo 111 de retenciones en el IRPF.

Hay una excpción las retenciones del 115 no son aplazables, es decir, las retenciones por alquileres . Por lo tanto, el empresario podrá aplazar la práctica totalidad de los impuestos que le afectan, como el Impuesto sobre Sociedades, el IVA o retenciones por IRPF de los trabajadores o proveedores de servicios externos.

La forma de hacerlo en las autoliquidaciones, en caso de hacerlo a través de la web de Hacienda, habrá de escoger la opción “aplazar el pago” en lugar de “efectuar el Ingreso”. En el caso de liquidaciones practicadas por la AEAT, por ejemplo a raíz de procedimientos de inspección, también es posible pedir el aplazamiento a través de una solicitud dirigida a la unidad de gestión tributaria de la administración tributaria.

Es importante no obviar que en el momento de solicitar un aplazamiento, el empresario deberá mencionar las causas que lo motivan, así como los plazos de pago que propone. Es importante que el empresario esté seguro de poder hacer frente a los pagos en los plazos que propone, pues si no se atienden los vencimientos se generarán de forma inmediata recargos de apremio del 10% o 20%, además de los correspondientes intereses de demora.

La cantidad que se solicitar aplazar no necesita garantías si no excede de los 18.000 euros, si supera esta cantidad, la Agencia Tributaria exigirá el depósito de un aval bancario como garantía, pero no por ello se pueden ofrecer otro tipo de garantías como créditos frente a clientes o terceros, impuestos estatales pendientes de devolución, que es lo que se denomina afectación de la devolución, etc., otra cosa es que la acepten.

Por tanto, el aplazamiento de pago de tributos es una figura que puede ayudar a que en un momento determinado poder soslayar un momento crítico de la tesorería de nuestra empresa y si la cantidad que se solicita aplazar no es demasiado elevada su tramitación no es demasiado engorrosa.

fuente: pymesyautonomos.com

Aportaciones de socios a la financiación de la compañía.

1 Ago

Es un problema habitual en las pequeñas sociedades, sobre todo limitadas, en el que el capital social mínimo es muy reducido (3.000 euros. Art. 4.1 Ley de Sociedades de capital), y ante la escasez de financiación bancaria, ha provocado que en algunas ocasiones los socios tengan que aportar financiación adicional a la empresa. ¿Qué consecuencias fiscales y contables tienen estas aportaciones de los socios?.

Tenemos tres opciones para formalizar esta aportación:

  1. Formalizar esta operación mediante un préstamo de los socios a la sociedad con devengo de tipo de interés de mercado. Se trata de una operación vinculada y por lo tanto debe de devengar un interés igual al de mercado para la sociedad, esto es, el interés que un banco pediría a la empresa por un préstamo similar en tiempo y cantidad. Como mínimo el tipo de interés legal del dinero.
  2. Hacer una ampliación de capital, escriturando la misma con todos los gastos que correspondan; notario, registro, etc.
  3. Registrar estas aportaciones en la cuenta 118. Aportaciones de socios o propietarios, previo acuerdo de la Junta GeneralEsta cuenta, desde el punto de vista contable puede ser utilizada con otra finalidad que no sea la de compensar pérdidas, en concreto el PGC indica que se incluirán los elementos patrimoniales entregados por los socios o propietarios de la empresas, cuando actúen como tales, en virtud de operaciones no descritas en otras cuentas y que no constituyan pasivos.
Desde un punto de vista fiscal, y hasta el porcentaje de participación que posea el socio aportarte, no se considera que tiene retribución, el exceso se considerará ingresos del ejercicio. (ART. 16.8 TRLIS) y 21 bis RIS).

En definitiva, quiere decirse que si todos los socios aportan equitativamente en el porcentaje que poseen  a la sociedad, carece de repercusión desde el punto de vista fiscal.

Hay que tener mucho cuidad con esto porque si se trata de una sociedad con dos socios teniendo cada uno de ellos el 50 % de participación, y uno de los socios aporta 10.000 euros, y el otro no aporta nada, entonces desde el punto de vista fiscal 5.000 euros (50% de la aportación) se considerarán ingresos del ejercicio. También hay que recordar que desde el 1 de enero de 2010 se extienden las exenciones en Operaciones Societarias (OS) a todo tipo de empresas. Se exime así de tributar al 1% a todas las compañías en las siguientes operaciones; la constitución de sociedades, el aumento de capital, las aportaciones que efectúen los socios que no supongan un aumento de capital y el traslado a España de la sede de dirección efectiva o del domicilio social de una sociedad cuando ni una ni otro estuviesen situadas antes en un Estado miembro.
fuente: gregorio-labatut.blogspot.com.es

Obligaciones fiscales de las sociedades inactivas

25 Jul

Hemos comentado en anteriores artículos que las entidades mercantiles pueden cesar su actividad económica sin proceder a su disolución. El cese de actividad se transmite a la Agencia Tributaria mediante la presentación del modelo censal 036. La sociedad se da de baja, pero sigue existiendo y ese hecho conlleva obligaciones fiscales y mercantiles.

Mientras no se disuelva, la empresa presentará anualmente el Impuesto sobre Sociedades y las Cuentas Anuales en el Registro Mercantil de la localidad donde esté establecido su domicilio social. Esto hará que cada año tenga que soportar la factura de gasto del Registro, con su correspondiente retención por tratarse de servicios profesionales. Si contrata los servicios de terceros para realizar estos trámites, soportará también ese gasto, con los impuestos que le sean de aplicación.

El IVA soportado en esas facturas no es deducible, porque la deducibilidad está condicionada a que el sujeto pasivo se encuentre realizando una actividad económica, hecho que no ocurre porque el impuesto se devenga mientras la empresa está de baja. La sociedad no tiene tampoco obligación de llevar libro de facturas, ya que esa exigencia está igualmente condicionada al desarrollo de una actividad empresarial o profesional.

Sin embargo, las obligaciones con respecto a las retenciones efectuadas son diferentes. Dado que la sociedad conserva su personalidad jurídica hasta su extinción, está sujeta a la obligación de retener, por lo que tendrá que efectuar el ingreso en el periodo de liquidación reglamentario. La sociedad se dará de alta en la obligación censal del modelo 111, correspondiente a las retenciones de profesionales y liquidará el impuesto. Posteriormente se dará de baja con el mismo modelo. En enero habrá de cumplimentar también el modelo resumen 190.

Si la entidad obtuvo una cuota íntegra positiva en el último ejercicio en el que estuvo activa, presentará también los correspondientes pagos a cuenta de Sociedades. Esta situación no tiene lugar en cuanto la sociedad se acoja a la segunda opción de determinar el pago a cuenta, del artículo 45.3 de la Ley del Impuesto de Sociedades. Los pagos a cuenta adelantados serán objeto de devolución en Sociedades al no existir rendimientos de la actividad.

fuente; pymesyautonomos.com

elcomunista.net

PRENSA ROJA INTERNACIONAL

e-aprendizaje

Nuevas tecnologías para nuevos aprendizajes

Eternity

Noticias desde otra perspectiva

PROTEC-DATOS

Protección de datos personales y seguridad de la información

Calidad Administrativa Consultoría para Negocios S.C.

Ofrecemos nuestras estrategias, responsabilidad, fidelidad y compromiso para la planeación estrategica de negocios y la administración contable-fiscal para la excelente toma de deciciones.

Mujer Móvil

Carmen Martín Robledo

Enjoyfocus

Orientación, Psicología, Desarrollo personal, Recursos Humanos

Blog Planificación y Gestión Empresarial

Eduardo Sánchez Economista y Consultor Fiscal

Máster Universitario en Tributación y Asesoría Fiscal

Un lugar de encuentro donde compartir opiniones y conocimiento

guzmanizer

Con hambre de aprender y navegando en pañales en el mundo de la comunicación, el mundo del sentido común

Empresa al Día

Información de actualidad para empresas, profesionales, entidades y Administraciones Públicas

Empresa & Gobierno

Administracion y Gobierno de Empresa

FASTGESTIONES

Servicios personales de gestión y mensajería

Procedimientos Telemáticos y Electrónicos

Blog personal de Bartolome Borrego dedicado a los procedimientos electrónicos tributarios, aduaneros, contables y NN.TT. en general